1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://vidasana.about.com/od/TIEMPO/a/Rel-Ajate-En-Tu-Propio-Spa.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Relájate en tu propio Spa

Crea en la comodidad de tu hogar un centro de embellecimiento total

De

Relájate en tu propio Spa

Una mascarilla ayuda a eliminar las células muertas y a nutrir la piel

Foto @ africa

Para relajarte y aliviar las tensiones diarias no tienes que pasar unos días en un Spa y gastar una fortuna, en la comodidad de tu hogar, puedes disfrutar y mimarte como una reina. Para lograrlo, sólo necesitas invertir unas horas exclusivamente en ti.

Crea el ambiente apropiado

Para relajarte al máximo, es importante que te rodees de una atmósfera tranquila y ligeramente perfumada. Mientras llenas la bañera con agua tibia, enciende unas velas de olor y pon música suave. Coloca en una canasta todos los productos que vayas a utilizar, desde los frascos de espumas y hierbas aromáticas, hasta las esponjas y el cepillo de mango largo para que los tengas al alcance.

Un baño relajante

La mayoría de los Spa comparten la filosofía de que el agua es milagrosa, ya que regenera la piel y elimina la fatiga física y mental. Ahora bien, la temperatura del agua debe ser la adecuada, no más ni menos de 110F (38 C). Vierte en ella sales perfumadas para suavizar tu piel y aceites aromáticos para que ésta retenga la humedad. Los de lavanda, por ejemplo, tienen propiedades relajantes. Si eres amante de las rosas, añade unos cuantos pétalos al agua, ya que, además de su deliciosa fragancia, reviven la piel cansada a causa del estrés. Si te gusta que la espuma acaricie tu cuerpo, decídete por un baño de burbujas, y, para que sea aún más sofisticado, vierte unas gotas de tu esencia favorita. Si te atrae lo natural y silvestre, puedes hacer tú misma una infusión con hierbas, como de eucalipto o de manzanilla, y mezclarla con el agua para impregnarla con su aroma. Sumérjete lentamente en la bañera, acomódate y cierra los ojos. Poco a poco tu piel irá reaccionando al vapor del agua. Tus poros se abrirán y dejarán salir las impurezas.

Masajes que embellecen

Una de las sensaciones más agradables que puedes experimentar, es darte un automasaje mientras disfrutas el baño de inmersión. Es una excelente forma de activar la circulación y de relajarte. Como lo hacen los orientales, date ligeros pellizcos en los brazos y los muslos y, con la yema de los dedos, presiónate con movimientos circulares las sienes y la nuca. para eliminar las células muertas de la piel y dejarla más rozagante, aplícate con una esponja una gelatina de baño y frótate el cuerpo con un guante de crin (también llamado loofah). No te olvides de la espalda. Para esta zona, utiliza un cepillo de cerdas naturales y de mango largo. Para eliminar la resequedad de tus rodillas, codos talones y tobillos, frótalos con mucha delicadeza con una piedra pómez. Después de este tratamiento de embellecimiento acuático, envuélvete en una toalla afelpada. Trata de quitarte el exceso de agua, pero no te seques totalmente para que tu piel absorba por sí sola la humedad.

Cuidados para el cuerpo

Una vez que tu piel esté limpia y fresca, es el momento perfecto para que ataques las zonas caprichosas de tu cuerpo. Por ejemplo, aplícate en los muslos una crema para disminuir la celulitis o reafirma tu busto aplicándote una crema especial para esta delicada zona del cuerpo. Por otro lado, aunque no te vayas a hacer una pedicure completa, aprovecha que la piel arededor de las uñas está blandita, para separar la cutícula con un palito de naranja, así como para cortarte con un alicate los pellejitos. Como la humedad no puede sellarse definitivamente en la piel, es preciso rehidratarla después del baño. Aplícate una crema humectante para el cuerpo a base de extractos marinos que además mineraliza la epidermis.

No te olvides de tu rostro

Como el vapor del baño dilata los poros, tu cutis puede absorber mejor los productos. Aprovecha para darle una limpieza profunda aplicándote una mascarilla especial para tu tipo de piel, y también una para el área de los ojos. después de retirarte la mascarilla, usa una loción tonificante para eliminar cualquier residuo y cerrar bien los poros. Por último, aplícate la crema humectante. Te sentirás como ¡nueva!

  1. About.com
  2. About en Español
  3. Vida sana
  4. Tiempo individual
  5. Relájate en tu propio Spa

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.